Categorías
Sin categoría

Nuevos Balanceos

En tiempos de cambios se abren nuevos caminos.

Echo la vista atrás…

Y hoy, después de casi 9 años, 2 hijos más y una pandemia, reanudo mi blog.

 

 

“La mecedora de Méceme”

Balanceos

 

 

¿Por qué Méceme?

Méceme procede del verbo Mecer que significa “Mover algo compasadamente de un lado a otro sin que mude de lugar”.

Mecer, acunar, columpiar, balancear, mover.

Para mí mecer es contener, mover y cantar. 3 palabras: arropar, balancear y nana.

Méceme es Movimiento

El bebé se regula a través del movimiento, y su aprendizaje va a ser a través del movimiento. Desde el comienzo y de forma natural, cuando tenemos a un bebé en brazos, sin querer, de forma innata, nos balanceamos y mecemos con él.

Existen tres movimientos corporales naturales que el adulto realiza con el bebé en brazos que hacemos sin pensar. Movimientos que el bebé ha estado experimentando y viviendo en su vida intrauterina: hacia delante y hacia atrás, hacia los lados y arriba y abajo. Es por esta razón por la que el bebé, que ha estado viviendo el balanceo y el movimiento dentro de la tripita de mamá, una vez nacido se relaje y se sienta bien, con esta experiencia ya vivida.

A las mamás con los bebés recién nacidos siempre les comento que necesitamos saber qué es lo que el bebé ha vivido, sentido y experimentado dentro de la tripita para una vez nacido seguir ofrenciéndolo. De esta manera se sentirá más seguro y confiado, porque es algo que él ya conoce.

He comentado al principio que para mí Méceme son 3 palabras: arropar, balancear y nana. Hoy hablamos de balancear, y en otra entrada del blog explicaré cómo y porqué unir y acoplar las tres palabras juntas. Porque cuando vives la contención, el balanceo y el canto con tu bebé, creáis algo mágico.

Sigamos con el balanceo del bebé. Y ahora os hago una pregunta: cuando estabais o si estáis embarazadas, ¿cuándo, en qué momento del día sentís que se despierta el bebé y os da más patadas?

En mi caso, siempre era por la noche, cuando yo estaba en calma, cuando estaba recostada y me echaba para dormir. Pero cuando estaba en movimiento rara vez mi bebé estaba despierto.

Una vez que ha nacido el bebé, cuantas veces habremos escuchado, “Voy a echarlo al carro para que se duerma”, y movemos el carro de un lado a otro.

Es el movimiento.

Lo dormimos en brazos balanceándolo, meciéndole, y cuando lo vamos a acostar se vuelve a despertar. … oh my god!

Hay trucos 😉

Es interesante conocer el DESARROLLO CEREBRAL FETAL: cuando la mamá embarazada anda lo que hace es estimular el sentido vestibular del bebé. Por esta razón es recomendable el balanceo y el porteo una vez nacido.

El sentido vestibular se encuentra situado en el oído y se forma durante las primeras semanas de vida. Regula el sentido de movimiento y el equilibrio, el que nos permite situar nuestro cuerpo en el espacio, los desplazamientos y nuestro entorno. El que nos da la información de donde estoy y cómo me muevo.

Y volviendo a lo anterior, saber qué vive, siente y experimenta el bebé dentro, para poder ofrecérselo una vez fuera.

Ésta mecedora ha sido la mecedora de mi maternidad. Fue un gran regalo con mi primer hijo.

Después pasó a ser parte del lugar donde nació Méceme, hasta hace 3 años que me trasladé “a pie de calle”.

La verdad es que este lugar donde comencé con Méceme tenía magia… en otra entrada os contaré … ahora no! Que me enrollo

 

Por anaisabelripa

Psicomotricista, musicoterapeuta pediátrica

Una respuesta a “Nuevos Balanceos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s